El sexo de la noticia (2000)

Si la presencia cuantitativa de las mujeres en la prensa era escasa (11,8%), la imagen que se presenta de ellas es muy desigual, asimétrica, peyorativa e incluso discriminatoria. Se las enjuicia más duramente, se las identifica peor, casi siempre aparecen en función de algún hombre y con mucha frecuencia aparecen como víctimas de algo. En definitiva, una imagen que no ayuda demasiado a superar viejos esquemas y a ofrecer una imagen igualitaria y democrática de las personas, como corresponde a un país civilizado. (Junto a otras 4 compañeras de la ADPC)