Acabé periodismo en 1981. Había dejado mi Málaga natal, mi familia y mis amigos para establecerme en Barcelona, una ciudad desconocida, a 1000 kilómetros de distancia, con un propósito incierto: poder, algún día, dedicarme a escribir. Mi vocación literaria había nacido muy pronto, quizás como un deseo de lograr el reconocimiento que no tuve en mis primeros años de vida. Por eso, cuando llegó el momento de estudiar, pensé que periodismo me podía ofrecer dos posibilidades a un tiempo: ganarme la vida y poder escribir. En aquellos años la Facultad de Periodismo de la Universidad Autónoma de Barcelona era incipiente, por lo que necesitaba profesores, ayudantes y becarios. Tuve la suerte de obtener una de esas preciadas plazas, así que me quedé en el Departamento de Periodismo como ayudante y becaria (1982-1985) más tarde como encargada de curso (1985-1989) y, finalmente, como profesora titular (desde 1989 hasta la actualidad). Mi vida social se desarrolló en el ambiente feminista, colaborando con la revista Dones en lluita en sus dos épocas hasta su desaparición en 1983. Tuve mi primer hijo en 1984 y mi segunda hija en 1993.

He publicado muchos artículos en periódicos y revistas y he dado infinidad de charlas, conferencias y seminarios sobre Género y Medios de Comunicación, tema en el que se puede decir que soy una experta.